Cuando el amor corre por nuestras venas el mundo exterior desaparece.

Hernando la conoció una tarde de enero, mientras realizaba unas compras para una de sus obras, joven ingeniero civil, exitoso profesional, acababa de terminar una relación larga y al final muy sufrida con Elida, sus diferencias en la manera de afrontar la vida fueron mermando ese amor que duró tantos años, que al final trajo consigo muchas lágrimas y sufrimientos, nadie tenía la culpa, solo el destino dictador cruel de nuestras vidas, se ensañaba contra ellos. Ahora conocía a Fátima mientras compraba fierros y cemento, le encanta su sonrisa, su manera de mirarlo, un conocido en común los presenta, frecuentan, él está vulnerable, necesita de alguien que lo entienda que lo haga sentirse bien, ella tiene ganas de amar, que además de ser madre también es mujer, Fátima tiene dos hermosos hijos de su anterior relación, que el destino se encargo de culminar, ahora el destino hace que Hernando y Fátima se enamoren, que se amen cada uno desde su necesidad, pues el amor es un estado de ánimo, una etapa de la vida que hay que vivirla.

Los dos pequeños no son dificultad para Hernando que está dispuesto a luchar contra los prejuicios de su sociedad, sobre todo con la de su madre, que tanta resistencia opone a esta relación que le da tranquilidad y lo hace feliz.

Fátima está dispuesta a luchar por el amor de Hernando, enfrentarse a quien sea, si él así lo quiere, si él es feliz con ella, si la acepta con sus niños, que son su razón de vivir.

A Hernando le inquieta que su familia no acepte su relación, no está tranquilo, necesita y quiere estar con Fátima, pero las preguntas navegan por su mente, -¿vale la pena luchar?-, - ¿el amor está por encima de todo? -.

Fátima en su ventana apreciando la noche mientras sus niños duermen, piensa en Hernando, Hernando con la mirada fija en su portátil piensa en Fátima.

Los dos deciden luchar por su amor, quizás no dure más que un día, o quizás dure toda la vida, nadie lo sabe, solo el destino, pues la nube del amor con el tiempo baja a la tierra y quedan las vivencias, el haberse aceptado con defectos y virtudes, con errores y aciertos, y allá en un lejano presente estarán juntos aquellos que volaron con aquella nube y luego escribieron sus historia real, a pesar de todo.

Dibujo: Deseo – Bárbara Bezina

http://www.artelista.com/autor/7658056124469940-bezina.html